La toxina botulínica es una técnica que logra reducir las arrugas de la frente, suavizar el rasgo de enojo que produce el entrecejo, y también minimizar las arrugas de las patas de gallo alrededor de los ojos.⁣ La sustancia bloquea al músculo impidiendo la contracción del mismo, provocando un efecto de relajación, desapareciendo las líneas de expresión.

Recuerda que debes realizar este procedimiento con médico experto y centro certificado, para lograr un resultado natural y satisfactorio.⁣

 

Zonas de aplicación

  • Arrugas frontales
  • Arrugas de la raíz nasal
  • Arrugas periorbitarias
  • Arrugas de entrecejo
  • Arrugas en labios y comisuras
  • Bandas verticales

Los efectos de la toxina se empiezan a notar entre las 48 a 72 horas iniciales y pueden variar según el paciente. El efecto máximo es de 15 a 20 días.

No, hay que hacer una valoración gratuita antes de iniciar el tratamiento. No se recomienda el uso de la toxina en pacientes con alergia conocida a cualquier componente de la fórmula (y al huevo), con infección o inflamación de la zona a tratar. Tampoco es recomendado para pacientes que esten usando antibióticos.