Láser fraccionado de CO2 para las cicatrices del acné

Cuando de cicatrices se trata, damos preferencia al sistema de Láser fraccionado de CO2, ya que actúa de forma selectiva y localizada, entregando la energía en un frente de temperatura controlada y suficiente para producir el daño confinado a columnas de piel, que cicatrizan rápidamente, dejando zonas de colágeno nuevo, que conlleva una mejoría en el tono y textura de la cicatriz, suavizándola y mejorando, así el aspecto final de la zona tratada.

Esta técnica de láser fraccionado de CO2, consigue además eliminar las capas de piel envejecida y dañada por el sol, lográndose una piel rejuvenecida.

En los casos más graves de cicatrices de acne, el láser fraccionado de CO2 alcanza los niveles más profundos de la dermis, donde se ha perdido la normal disposición del colágeno original, permitiéndonos inducir la formación de colágeno nuevo, que remodelará la superficie cutánea tratada de manera precisa, efectiva y de forma mínimamente invasiva, con un período de recuperación más rápido que el observado con técnicas tradicionales.

El objetivo final del tratamiento de las marcas y cicatrices del acné es mejorar la autoestima de los pacientes, ya que dichas cicatrices pueden llegar a ocasionarles un complejo importante. Gracias al láser fraccionado de CO2 podemos ofrecer una mejora significative, en la calidad de vida de los pacientes pues la reducción del tamaño de las cicatrices es evidente al poco tiempo.

Para darle solución al problema de las cicatrices, consulta con tu dermatólogo; en Dermaláser clínica de la piel podemos ayudarte.